Casas de colonias – Vacaciones para los niños

Llega el verano y los comentarios más recurrentes en las puertas de las escuelas es que rápido ha pasado el tiempo, que el curso ya se acaba y la búsqueda de centros donde llevar a los niños durante las vacaciones, debido a la falta de conciliación familiar .

No podemos olvidar que los niños también necesitan desconectar, necesitan descansar y necesitan recargar pilas. Como absolutamente todos.

Con esto no quiero decir que debemos permitir que se pasen los tres meses estivales sin salir de casa. Nada más lejos de la realidad. Deben correr, saltar, jugar, divertirse, relacionarse, reír, incluso hacerse daño y pelearse. Tienen que cambiar el chip, «olvidarse» de la escuela sin dejar de aprender. Y aquí entran una de las mejores opciones para estas semanas donde las vacaciones de los niños no coinciden con las de los padres y madres: los centros de verano.

Las casas de colonias ofrecen a los niños la posibilidad de realizar actividades de ocio cerca de su entorno habitual (escuela, barrio, municipio, …) en una época del año especial y llena de recursos con el objetivo de que los niños logren unos aprendizajes que les acompañen en su desarrollo como persona a partir de las mismas actividades y vivencias.

Los niños podrán aprender a cooperar, a socializarse, a mejorar su comunicación, crear, a participar, a mantener su cuerpo activo y su mente inquieta. Todo sin abandonar el espíritu lúdico y divertido que debe caracterizar el verano y que les permitirá, a la vez que descansan y desconectan mentalmente, no dejar de evolucionar como personas.

No cometamos el error de pensar que el único aprendizaje es lo que se hace en la escuela. Los niños aprenden a todas partes y debemos saber combinar todas estas enseñanzas. En nuestra mano está poder ofrecer a nuestros niños y niñas un verano donde su formación no se detenga o, como mínimo, no vaya a un ritmo más lento de lo que podríamos conseguir. Démosle lis la opción de completar su evolución con actividades cognitivas, sociales y deportivas. Esto son los casales.

Los niños y niñas que participan en los centros de verano, hacen un paréntesis en la relación que tienen con su grupo habitual durante el curso y se integran en uno diferente, donde muchas veces ni siquiera conocen ningún otro niño o niña. Se trata de un esfuerzo para generar nuevas relaciones dentro de un grupo de gente nueva, que obliga a dejarse conocer y descubrir nuevos compañeros. Por este motivo, los centros de verano son oportunidades magníficas para establecer relaciones y vínculos con nuevos amigos, aprender de ellos y tener nuevas experiencias fuera de sus entornos habituales.

PRECIOS:

1 semana …. 69 €

2 semanas …. 130 €

3 semanas …. 189 €

4 semanas …. 258 €

 

1 día: 25 €

Si quieres puedes asistir a talleres independientes:

taller de 1 día: 19 €

taller mensuales: 35 €



Open chat