CLASES ONLINE y CLASES PRESENCIALES

El día 12 de marzo, nuestra vida dió un vuelco que nos hizo remplantejar todo lo que teníamos como normal hasta ese momento.

La pandemia nos hizo cerrar la puerta hasta que la Covid-19 nos permitiera abrir de nuevo y empezar a buscar alternativas.

Ahora que estamos cada vez más cerca de poder volver a abrir y con la experiencia de estos meses podemos hacer una valoración de la formación online.

Siempre, desde que obrimos, habíamos trabajado en modalidad presencial, pero la pandemia nos presentaba  un dilema: 

  • cerrar y esperar sentados en el sofá de casa que la situación mejorara y pudiéramos volver a abrir

o

  • Empezar a buscar alternativas y seguir estando al lado de nuestros alumnos y familias

¿Qué pensáis que decidimos?

No podemos negar que toda la situación era totalmente desconcertante, con muchas preguntas y dudas y una situación totalmente nueva para nosotros y para las familias.

Lo primero que tuvimos que hacer, fue organizarnos y con todo el dolor del corazón redujimos nuestro equipo docente y nos quedamos 1/4 parte de profesoras.

Con un equipo de profesores al mínimo, empezamos a buscar la mejor forma de seguir en contacto con los alumnos y poder siguiendo impartiendo clases.

Como dice Alba Robert, nuestra profesora de secundaria:

«La formación en línea supuso todo un reto, a pesar de tener conocimientos sobre aplicaciones para realizar clases de forma no presencial nunca habíamos tenido la necesidad de utilizarlas de forma tan continuada, son de aquellas cosas que conoces, pero que en pocas ocasiones utilizas.
Por este motivo, hemos tenido que hacer una reinvención y buscar aplicaciones, pizarras virtuales, programas de creación de fichas motivadoras para conseguir hacer las clases con la normalidad más grande posible. »

Fue un reto enorme, para todos y agradecemos muchísimo la gran confianza de los padres por el hecho de adaptarse a la nueva modalidad de clases, los problemas de conexión, pero todos hemos aprendido y ahora ya lo hacemos con toda la normalidad como las clases presenciales.

Después de más de 2 meses de trabajar desde casa y telemáticamente y ahora que pronto podremos volver a abrir y hacer clases presenciales, queremos valorar las clases online, que han llegado para quedarse y que seguramente combinaremos con las clases presenciales.

Que tiene de bueno la formación virtual'

Muchas veces, pensamos que las formaciones a través de una pantalla son frías e impersonales, pero nada que ver con la realidad, porque detrás de la pantalla hay un profesional que está pendiente de los alumnos ofreciendo y preparando material atractivo, motivador, actividades didácticas y constructivas y también un grupo de compañeros con los que compartir experiencias, actividades, juegos y complicidad.

Como dice nuestra psicóloga, Cristina Callarisa, si algo nos ha facilitado la formación online, es que ahora ya no cuentan las distancias y podemos estar en la misma clase o formación personas de diferentes pueblos, ciudades y enriquecernos así todos juntos .

Muchos padres y madres nos preguntan si realmente aprovecharán la hora o la sesión, pues la respuesta es SÍ !!!!

Las clases son  muy productivas, los niños están mirando al profesor o los compañeros y el hecho de tenerlo todo a mano y preparado, con el tiempo pautado y organizado hace que realmente aprovechen el tiempo y hagan mucho trabajo.

Una gran ventaja de la formación online nos proporciona:

«Una gran flexibilidad horaria, ya que uno mismo es el único responsable de esta gestión del tiempo» nos dice Cristina

Las tecnologías nos han ayudado a mantener el contacto con todos vosotros y  a los niños, adolescentes y adultos les ha ayudado a mantener rutinas y seguir progresando en sus estudios.

Creemos que la formación online ha llegado para quedarse y como mínimo hasta septiembre combinaremos la formación en línea con la presencial, aunque sabemos que una pizarra digital y una pantalla nunca sustituirán una clase presencial. El factor alumno-profesor es casi imprescindible para poder dar lo mejor de ti como docente y éste se pierde cuando pones una pantalla en medio de esta relación, cuando tienes el alumno ante ti sabes el momento si está entendiendo lo que le cuentas, él / ella gesticula, se mueve, habla o actúa de una manera determinada, pero en las clases online todo esto es distorsiona.

Estamos preparando muchas cosas para los meses de verano, está muy atentos a las redes.



Open chat